Insignia de Facebook

Crisis del Subte: irresponsabilidad y precariedad



Por Lautaro López Garro

El subterráneo de la ciudad de Buenos Aires vive un momento de extrema decadencia, sin precedentes en toda su historia. 


A la desinversión que sufre la infraestructura de la red por parte de la empresa concensionaria, Metrovías, perteneciente al grupo Roggio e Hijos S.A., se suma la irresponsabilidad del gobierno encabezado por Mauricio Macri, que ha decidido dejar la red al arbitrio de la suerte.

Por si esto fuera poco, el pasado 16 de mayo el ministro de Trabajo,  Carlos Tomada; junto a su par de Planificación Federal e Inversiones Públicas, Julio De Vido; y el secretario de Transporte Alejandro Ramos advirtieron sobre las practicas espurias del Grupo Roggio. Metrovías entregó en subconcesión a Metronec S.A. la explotación comercial de los espacios y la publicidad en estaciones, coches e inmuebles comprendidos en el servicio de subterráneos. Metronec S.A es una sociedad controlada en un 99,9 % por Benito Roggio e Hijos S.A., que a su vez posee el 90,66 % de la operadora de subterráneos. La falta de adecuación del canon mensual por la explotación de la publicidad benefició indirectamente al accionista controlante, en detrimento de Metrovías y de su accionista minoritario, que por el legado de las AFJP, hoy es Anses.

La concesión de la totalidad de los espacios de publicidad, locales y túneles se dio por un canon de 5 millones de pesos anuales. En tanto que se estima que los valores que se pueden sacar  por estos negocios son de alrededor de 75 millones de pesos anuales. El Grupo Roggio ha extraído dividendos de Metrovías por $ 149 millones de pesos sumados a $263 millones de pesos por las empresas de servicios terciarizadas que también tiene a su cargo, haciendo un total de casi $ 413 millones de pesos en ganancias.

A esto debe sumarse la irresponsabilidad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que ha decidido dejar a la deriva  y sin control alguno, la gestión de una red, que según establece la ley, le pertenece. Una vez más, los usuarios de la red se ven presos de la desidia del sector privado y la irresponsabilidad de la gestión que encabeza Mauricio Macri.

El Pro argumenta falta de inversión por parte del ejecutivo nacional, pero la realidad es que ya se entregaron 10 de los 45 coches prometidos para éste año, se deposita el dinero de los subsidios todos los 3 y 4 de cada mes y se continua con las obras en la línea E (la más importante en los últimos años) en las que se han invertido hasta el momento $1500 millones de pesos.

Si bien la concesión del servicio es nacional, la titularidad de los bienes concesionados, la autoridad de aplicación y las nuevas líneas construidas desde la sanción de la ley 370, como la H, quedan en el ámbito de la Ciudad y en este último caso, el gobierno del PRO decidió en el 2009, y ejerciendo sus plenas facultades en esta línea (de las cuáles hoy renuncia),otorgarle la renovación de la "concesión precaria" de 3 años a Metrovías, para que continúe a cargo también de esa línea.

Como hemos dicho con anterioridad (http://www.lascalabrini.com/2012/03/subte-pro-autonomia-si-obligaciones-no.html) "La renuncia al traspaso del servicio es un eslabón más entre una serie de medidas que la gestión PRO ha tomado en perjuicio del medio de transporte más rápido y seguro de la Ciudad, y resulta un paso en falso con respecto a la política diseñada en el año 1999 mediante el decreto 393 – el cual establece el traspaso del control y fiscalización del subterráneo, ratificado por la legislatura al año siguiente mediante la ley 373".

Siendo Metrovías una empresa parásito que funciona "a subsidio", subsidio que no sólo cobija el déficit aducido sino que garantiza ganancia, brindando un servicio ineficaz y proveyendo un nivel de mantenimiento inadecuado, el gobierno de la Ciudad permitió un aumento del 127% en la tarifa y luego paralizó las negociaciones por el traspaso.

El mal humor y el caos de tránsito de los últimos días que afecta a los ciudadanos de la ciudad y de la provincia no se soluciona esquivando compromisos y victimizándose, por eso resulta impostergable un debate que incluya a todo el transporte urbano del Área Metropolitana de Buenos Aires, con el objetivo de avanzar hacia nuevos modelos de gestión, que tengan al Estado como sujeto protagónico, tanto en el control como en la explotación y planificación del servicio, dejando atrás el modelo mercantilista que sólo busca la rentabilidad empresarial, para alcanzar un sistema de transporte que garantice la cobertura de las necesidades de nuestra población, y mejore la calidad de vida de los millones de usuarios.

Ante la encrucijada a la que nos someten los monopolios privados y la complicidad del PRO, la única salida es más Estado.

Macri, hacete cargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario