Insignia de Facebook

Créditos Hipotecarios: una medida para la justicia social y la independencia económica



Por Guido Quiroga
El pasado viernes 15 de junio, la Presidenta de la Nación anunció la puesta en marcha de un plan de créditos hipotecarios, el Programa de Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (PROCREAR), destinado a la construcción, que pretende solucionar el déficit habitacional, en una primera etapa, a más de 400.000 personas.
Desde La Scalabrini, celebramos con entusiasmo y alegría la medida, que tiene un impacto inmediato sobre sectores sociales para los que el sueño de la casa propia se había visto frustrado. La consideramos, a su vez, un eslabón más en una serie de decisiones que ha tomado el Ejecutivo para profundizar el modelo de desarrollo con sustento en el mercado interno y la producción.
Creemos, en consecuencia, que la línea de créditos deber ser entendida en un contexto más amplio, que incluya políticas fundantes, como la estatización de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones, la creación de la Asignación Universal por Hijo, el Plan Conectar Igualdad, la expansión sin precedentes de la tasa de inversión, la inauguración del Polo Científico-Tecnológico, la expropiación de YPF, la puesta en marcha de una Agencia Metropolitana de Transporte y, en líneas generales, las medidas destinadas a la protección de la industria nacional.
En un año tumultuoso, el kirchnerismo ha probado, nuevamente, ser un movimiento político innovador que trabaja para el bienestar de su pueblo. Mientras un alto porcentaje de las economías centrales han elaborado respuestas conservadoras a la crisis internacional, mediante la creación de planes de ajuste sobre el sector asalariado, la Argentina ha tomado el camino opuesto, lo que ha requerido iniciativas destinadas a fortalecer la industria y el trabajo nacional y, a la vez, ha impuesto medidas para mantener el superávit comercial y evitar, de esta forma, restricciones externas al desarrollo del país.
PROCREAR es un plan de raigambre nacional, popular y peronista, no sólo por su contribución innegable a la realización de un país socialmente justo, sino también por su aporte a la independencia económica de la Nación. Está pensado para financiar, únicamente, la construcción de viviendas, que representa al sector económico que, junto al automotriz, es considerado madre de industrias por su efecto multiplicador sobre la demanda de insumos, industria pesada, como acero y aluminio, y, más que cualquier otra cosa, mano de obra.
Con la certeza de que nos hemos embarcado en el camino correcto, seguiremos adelante, apoyando la profundización de un modelo inclusivo, basado en la capacidad adquisitiva de nuestros trabajadores, el desarrollo de la industria nacional y la integración productiva latinoamericana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario