Insignia de Facebook

Plan de recuperación para el tren Sarmiento


Por Tomás Lukin

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, anunció un plan de inversiones para el ramal Sarmiento por 800 millones de pesos. Las obras buscan mejorar el precario e inseguro servicio y tendrán un plazo de un año. Durante los primeros 60 días se realizarán los trabajos más intensos. Con el fin de crear el espacio necesario para llevar adelante la iniciativa, desde el lunes 30 de julio y por dos meses se suspenderá el recorrido de Moreno a Once desde las 22 a las 4 y los domingos el tramo de Liniers a Once se verá interrumpido todo el día. Habrá servicios adicionales de colectivos en las cabeceras. Como anticipó Página/12, la iniciativa de mejoras operativas de corto plazo prevé la renovación y reacondicionamiento del 60 por ciento del material rodante, cambios de vías, recuperación de talleres y depósitos, reparaciones en los pasos a nivel, modernización de los sistemas de señalización. También está previsto reparar las estaciones a lo largo de todo el recorrido. La próxima semana se anunciará un plan similar por una cifra cercana a los 500 millones de pesos para el ramal Mitre.
En el equipo de Interior y Transporte reconocieron ayer a este diario que las inversiones por 800 millones de pesos no solucionarán el déficit estructural del sistema ferroviario metropolitano acumulado a lo largo de las últimas décadas, pero aseguran que permitirán mejorar la seguridad y calidad de los servicios.
El anuncio representa el tercer paso en materia ferroviaria que da el Gobierno después de la tragedia de Once, ocurrida el 22 de febrero, donde murieron 51 personas y más de 700 resultaron heridas. Los primeros se dieron en paralelo. Se rescindió el contrato de concesión de Trenes de Buenos Aires (TBA), del grupo Cirigliano, como consecuencia del accidente y los sucesivos incumplimientos en materia de inversión y mantenimiento. Desde entonces los servicios pasaron a ser gerenciados por una unidad de gestión operativa (UGO) conformada por Ferrovías y Metrovías, empresas pertenecientes a los grupos Emepa y Roggio (ver aparte). A su vez, después de reemplazar a Juan Pablo Schiavi por Alejandro Ramos al frente de la Secretaría de Transporte, la Presidenta decidió el 7 de junio mover el área desde el Ministerio de Planificación Federal, que conduce Julio De Vido, hacia la cartera de Interior, a cargo de Randazzo, quien ayer anunció el plan de obras.

Las obras

Según precisó Randazzo ayer durante una conferencia de prensa en Casa Rosada, se agrupan en cinco grandes rubros: talleres y depósitos, material rodante, vías, señalamiento y estaciones. “La apuesta es transformar el sistema ferroviario metropolitano, para eso hace falta mucha inversión. La recuperación de vagones permitirá mejorar la frecuencia, los cambios de vía habilitan una mayor velocidad y la modernización del señalamiento agiliza la circulación”, explicaron a Página/12 desde Interior y Transporte. Las inversiones ofrecerán una mejora operativa del Sarmiento en el corto plazo mientras avanzan las obras del soterramiento del recorrido, considerada una solución de largo plazo que demorará, cómo mínimo, cuatro años.
Las radiografías realizadas desde los distintos órganos de control sobre el deficiente estado de situación de los ferrocarriles, fundamentalmente los informes de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y el estudio realizado después de la tragedia de Once por el interventor de TBA, Raúl Baridó, fueron los principales insumos para el plan de obras que terminaron de definir junto con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Randazzo y Ramos.
Los 800 millones de pesos provienen del presupuesto de Interior y Transporte y, para garantizar la transparencia, los recursos estarán despositados en una cuenta del Banco Nación que solamente podrá ser afectada a esas iniciativas. Las inversiones contemplan el impulso a proyectos que estaban paralizados, recién iniciados o que ni siquiera habían comenzado a pesar de contar con financiamiento asignado, así como nuevos proyectos necesarios para mejorar el funcionamiento de los ferrocarriles.

Servicios

Para crear la ventana de trabajo necesaria que permite llevar adelante la primera etapa de obras, a partir del lunes 30 de julio y por 60 días, se suspenderán los servicios entre las 22 y las 4 de la mañana y los domingos durante toda la jornada. Según señaló Randazzo, quien estuvo acompañado por Ramos, la interrupción de los servicios semanales afectará al 5 por ciento de los 190 mil usuarios diarios del Sarmiento, mientras que los domingos la medida alcanzará a los 50 mil pasajeros diarios. Los trabajos que se realizarán en esos períodos están vinculados fundamentalmente con la reparación de distintos componentes –frenos, compresores, ruedas, ejes– de los 197 vagones y el recambio de vías en el trayecto Liniers-Once. Además, se recuperarán 20 coches que hoy están fuera de servicio.
Esos trabajos de reparación serán realizados por los talleres que poseen las empresas responsables de la Unidad de Gestión Operativa (UGO) –Emepa y Ferrovías– y también en otros establecimientos como los de Alstom en La Plata. Los talleres Emfer, los más importantes del país y propiedad del grupo Cirigliano, no serán contratados en la primera etapa. Asimismo, el plan de inversiones contempla el reacondicionamiento de distintos talleres propios del Sarmiento que están prácticamente abandonados. Las instalaciones de Castelar, Liniers, Villa Luro y Haedo serán puestas a punto con la incorporación de las herramientas necesarias y repuestos necesarios para volver a la actividad así como la reparación de las deficiencias edilicias. Para las mejoras vinculadas con las estaciones de trenes, Interior y Transporte se reunió con los intendentes de cada municipio. Allí se buscará mejorar la infraestructura y la seguridad en los andenes y, en algunas estaciones, se abrirán oficinas para tramitar el DNI y pasaporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario