Insignia de Facebook

Y llegó un día en el que Macri se hizo cargo

 Por Werner Pertot (Página 12)

 LUEGO DE MESES DE NEGATIVAS, EL JEFE DE GOBIERNO ANUNCIO QUE ACEPTABA EL TRASPASO DEL SUBTE
 

En una rueda de prensa, Macri lo justificó con críticas al gobierno nacional. Anticipó que enviará un proyecto de ley a la Legislatura, aunque no dio detalles de su contenido. Tampoco anticipó la tarifa que tendrá el servicio.


Y un martes 13 Mauricio Macri finalmente aceptó el traspaso del subte. El jefe de Gobierno dio una conferencia de prensa en la que, contra todas sus afirmaciones previas, admitió que era su responsabilidad hacerse cargo de la red de subterráneos. “No nos quedaba otra frente al autoritarismo y la negligencia del gobierno nacional”, se justificó. El líder del PRO esquivó las preguntas sobre si dispondrá un nuevo aumento de tarifa, algo que en Bolívar 1 dan por seguro. En su momento habló de 5,50 pesos. Ayer anunció que presentará un proyecto de ley ante la Legislatura, pero no dio detalles sobre si incluirá subsidios al subte y si impulsará para financiarlo la creación de nuevos impuestos a los combustibles o la suba de patentes y peajes. Se trata de alternativas que se venían discutiendo. Cerca de Macri sostuvieron que analizan también ir a la Justicia por las inversiones que le exigen al gobierno nacional.

Macri no quiso dar detalles sobre el proyecto, pero dijo que requerirá 31 votos y pidió la colaboración de los opositores. El artículo 81 de la Constitución porteña indica que la Legislatura requiere mayoría absoluta para aprobar impuestos o autorizar la emisión de deuda. Desde la oposición porteña había expectativa ante la falta de información sobre qué contendrá ese proyecto de ley. El hermetismo con el que manejaron el anuncio –diversos funcionarios se lo negaron el lunes a este diario– se trasladó ahora a los detalles del proyecto.

En los últimos tiempos, el titular del Sbase, Juan Pablo Piccardo, y el subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, estuvieron evaluando un paquete de alternativas, que incluyen subir los impuestos de patentes y la tarifa de AUSA para financiar el subte, crear un impuesto a los combustibles (que implicaría un aumento en todas las estaciones de la Ciudad) similar al que dispuso en Córdoba José Manuel de la Sota y un aumento de tarifa que está por verse. Macri sostuvo que el valor sin subsidios debería ser de 5,50 pesos. El problema es que si el valor se separa mucho del precio de los colectivos el subte se desfinanciará por la migración de pasajeros. En el proyecto de ley, también estarían interviniendo algunos legisladores PRO como Martín Ocampo.

Un año bajo la tierra

La disputa entre el gobierno nacional y el de la Ciudad por el traspaso de los subtes lleva casi un año. A fines de 2011, Cristina Fernández de Kirchner anunció que iba a traspasar la red de subterráneos, a lo que Macri respondió que necesitaban tiempo. En enero firmaron un acta-acuerdo por la que se transfirieron la potestad de fiscalización y control y la tarifaria. Macri la aplicó para subir el precio del pasaje de 1,10 a 2,50. Tras la tragedia de Once, en la que murieron 51 personas, rechazó el traspaso y los dos gobiernos se cruzaron denuncias judiciales. En agosto, el conflicto se trasladó a las paritarias y la disputa llevó al paro más largo en la historia del subte porteño.

Durante todo el año, Macri y sus funcionarios negaron que la Ciudad tuviera relación alguna con el subte. Le atribuyeron todos los problemas de desfinanciación y de infraestructura al gobierno nacional que, a su vez, planteó que el subte ya estaba en manos de la Ciudad. Ayer el jefe de Gobierno buscó cubrir la contradicción con críticas al kirchnerismo. Le reclamó los avales para endeudarse y dejó en claro que no renunciará a su exigencia de 10 mil millones de pesos en inversiones, por lo que podría ir a la Justicia. En la gestión PRO sostenían que no hay negociación con el gobierno nacional. Y que les avisaron del anuncio de Macri poco antes de que lo vieran por televisión.

La sorpresa fue la misma para parte de los legisladores macristas. Comandados por Cristian Ritondo, acababan de salir de una reunión con los metrodelegados en la que les anticiparon la medida cuando les llegó la noticia del anuncio y partieron raudos al palacio de Gobierno, donde se reunieron diputados –Gabriela Michetti estaba en primera fila– y el gabinete en pleno para escuchar a Macri.

Dudas con la tarifa

Con una expresión dura, Macri inició la conferencia con una retahíla de cuestionamientos al gobierno nacional, al que culpó por el fracaso de las negociaciones. “Había una voluntad de castigar a los que no votaron al oficialismo”, insistió el líder de PRO, quien aseguró que el paro fue “estimulado por el gobierno nacional”. Hizo público que encargó una auditoría al Metro de Barcelona, que seguramente el macrismo difundirá en los próximos días para apuntalar su estrategia. “El subte funciona mal, como parte de una mala gestión del gobierno nacional. Después de la tragedia de Once, la Presidenta no hizo una autocrítica sobre la corrupción y la falta de inversión”, afirmó Macri. Y dijo que el informe español confirma “el proceso de deterioro acelerado, especialmente de la línea A”. La empresa Metrovías le insistió al gobierno porteño durante buena parte de este año para que transfiriera los fondos nacionales con los que podía arreglar formaciones. Finalmente, un fallo de la Justicia obligó a los macristas a aceptar ese dinero.

“El gobierno nacional no tiene ningún interés en negociar. No tiene problema en poner a la gente como carne de cañón –dijo Macri al llegar al momento más complejo de su discurso, cuando debía admitir que aceptaría el subte–. Hemos llegado a la conclusión de que si no nos hacemos cargo del subte, lo que viene va a ser peor.” “La Presidenta está dispuesta a que, con una nueva paritaria, el subte se pare para siempre”, dijo Macri, que pasó por alto que no está resuelta ni siquiera la paritaria actual.
“He decidido que debemos iniciar el proceso para hacernos cargo del subte”, anunció, ante los aplausos de sus funcionarios. Relató que enviará un proyecto de ley a la Legislatura que, según dijo, todavía no terminaron de escribir. Luego se escabulló ante las preguntas sobre el aumento de tarifas: “Es un tema muy complejo, no nos apresuremos”, afirmó.

“Vamos a ser muy exigentes con la concesionaria y con los gremios, que no son los dueños del subte”, anunció Macri los nuevos conflictos que vendrán. La empresa del Grupo Roggio aseguró que tomará el traspaso con “actitud positiva” y recordó que el subte es seguro, a diferencia de lo que dice Macri. El metrodelegado Roberto Pianelli consideró que la decisión la tendría que haber tomado en enero de este año.

 FUENTE: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-207791-2012-11-14.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario