Insignia de Facebook

A cuarenta años de la primavera Camporista



El pasado 11 de marzo se cumplieron cuarenta años del comienzo de la primavera del ’73. Las masas se volcaban a las calles para recuperar en las urnas aquellos derechos que tiempo atrás se les había arrebatado. Era el fin de la proscripción del peronismo y el espíritu de la época estaba signado por la esperanza de grandes cambios. Atrás quedaban, por aquel entonces, los ardides de los cuarteles militares que infundían el miedo y reprimían al pueblo defendiendo intereses foráneos y persiguiendo el propio afán de lucro.

Cámpora, apodado con cariño como el “Tío”, materializaba la promesa del retorno a una Argentina más justa, libre y soberana. Hombre leal a Perón, leal a un proyecto político, siempre antepuso las necesidades del movimiento ante sus propios anhelos. Pero también supo ser quien estrechase la mano a aquella juventud maravillosa que poco tiempo después sufriría la persecución de la dictadura más sangrienta que azotase a nuestro país.

Si fue una primavera, una primavera de 49 días, es porque todo se avizoraba posible. Así lo sentía la época, así lo sentía el mundo. Y la juventud, siempre soñadora y dispuesta a ir por más, vivió un período de profunda participación cuyo fuego hoy en día se nos transmite en este nuevo mandato popular en los gobiernos de Néstor y Cristina.

Recordamos esta fecha, al igual que a la figura de Cámpora, por el valor que tuvo como fenómeno político. La participación masiva de la juventud, el “vamos por todo” –resistido por los mismos sectores que en el pasado-, la lealtad y compromiso de los militantes ante un proceso político transformador. Ideales aún vigentes y que nos sirven para profundizar, día a día, este proyecto nacional y popular iniciado en el 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario