Insignia de Facebook

Una vez más la Metropolitana siembra miedo y violencia



En el día de ayer se produjo otro episodio aberrante en el desempeño de la fuerza creada por el Gobierno de la Ciudad. Nuevamente su accionar lleva como víctimas a los sectores más vulnerables.
El objetivo perseguido era desalojar y demoler el Taller Protegido 19, donde pacientes psiquiátricos del Hospital Borda colaboraban en la fabricación de camas, sillas, roperos y muebles de oficina, que se destinaban a hospitales de la Ciudad. Tal acción fue impuesta en el marco del proyecto macrista de traslado del Centro Cívico a la zona sur de nuestra Ciudad, del que vaciar el edificio del Hospital Borda ha sido siempre un claro objetivo por parte del PRO.
La acción salvaje de la Policía Metropolitana dejó medio centenar de víctimas entre las que se encuentran internos del hospital, trabajadores, legisladores, periodistas y fotógrafos con graves lesiones. Incluso se llegó a la detención de trabajadores de prensa.
No se trata de un episodio aislado. Hechos de similares características han ocurrido con anterioridad: al brutal desalojo del Parque Centenario y el Centro Cultural San Martín debemos agregarle los registrados en el Parque Indoamericano (2010) , la Villa 31 (2012) y que guarda similitudes con el desempeño que tuvo la patota clandestina UCEP, dependiente del Ministerio de Espacio Público y especializada en la violencia contra vecinos sin techo.
La posterior defensa de Mauricio Macri al desempeño de su fuerza, no hace más que corroborar que detrás de este brutal episodio asoma la concepción autoritaria de su gobierno y de buena parte de la derecha argentina que tiene como principal objetivo sembrar el miedo y la resignación entre los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Para ello, no vacila a la hora de descargar toda su violencia de manera infundada.
Desde La Scalabrini condenamos este grave acontecimiento, que nos retrotae a los momentos más sombríos de nuestro pasado reciente, en el que la represión a la protesta social era considerada política de Estado. Al mismo tiempo denunciamos el ocultamiento y blindaje que ha tenido el operativo por parte de los medios hegemónicos que siquiera se solidarizan con integrantes de sus propias redacciones que resultaron gravemente heridos y arrestados, en un claro ataque a la libertad de prensa.
Llamamos a acompañar el reclamo de los trabajadores del Hospital Borda. Su reclamo debe ser a su vez el de todo una ciudadanía. Es preciso dar una firme señal de que nuestro pueblo ha dado vuelta a la página de la represión y el miedo para que nunca más volvamos a lamentar hechos como los de ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario