Insignia de Facebook

Juan Manuel Valdés en la Audiencia Pública por el Aumento en la Tarifa del Subte

Intervención del compañero Juan Manuel Valdés referente de La Scalabrini en la Audiencia Pública por el Aumento en la Tarifa del Subte. (Video y transcripción)

Buenos días. Como militante de la agrupación Scalabrini Ortiz y como integrante de la Comisión de Transporte de Unidos y Organizados venimos a hacer algunos planteos acá. En primer lugar, quiero destacar que han sido relativamente exitosos en la política que tuvo el Gobierno de la Ciudad para con esta convocatoria, intentando limitar la cantidad de asistentes. No sólo con el horario, como ya mencionaron previamente a mi exposición, sino por la forma en que fue difundida: en todo el plazo de convocatoria a la audiencia pública nunca se publicó en la web del Gobierno de la Ciudad la convocatoria, ni los plazos, ni tampoco la forma de inscripción. O sea que solamente estamos acá los que nos preocupamos en llamar a SBASE y preguntar cómo era el mecanismo de inscripción a la audiencia, o los que tuvieron la suerte de leer la página 44 del diario Clarín del 8 de enero. El día 8 de enero en la página 44 en la sección Policiales, una sección que la gente que quiere saber sobre el subte debe leer frecuentemente; casi en la última página del diario publicaron un aviso, creo que de tres centímetros por cuatro, con la letra más diminuta que pudieran haber encontrado. Con lo cual de pública la audiencia cada vez va teniendo menos. Creo que quieren evitar lo que pasó la vez pasada, donde hubo que desdoblar en dos días aquella audiencia y se convirtió en un hecho político que de alguna manera los exigió a dar algunas explicaciones más de las que están dando el día de hoy.

Yendo a la cuestión de fondo, lo que quiero decir es que hoy no asistimos con esta audiencia, ni vamos a asistir en marzo, a un ajuste o a una corrección tarifaria producto de los costos de la empresa. A lo que vamos a asistir es a la profundización de una política de expulsión de usuarios, de reducción del servicio del subte dado la falta de inversión que existe, la falta de material rodante y la nula voluntad política de que ese servicio sea un servicio prioritario para los vecinos de la ciudad de Buenos Aires. A lo que asistimos es a la ratificación de la caída de usuarios que tuvo desde el año 2011, que fue el último año en que la concesión estuvo en manos del gobierno nacional, donde había 300 millones de viajes al año y al día de hoy se estiman 250 millones. Con lo cual no cuesta mucho hacer la cuenta y ver que la ecuación al PRO le cierra con 50 millones de viajes menos por año respecto a lo que había cuando estaba el gobierno nacional. Digo esto porque además es falaz el planteo que hace el gobierno porteño respecto a, por un lado la segmentación de la tarifa como una manera de justicia distributiva, y por otro lado que esto se ajuste a los costos de la empresa. En el propio expediente en el que se convocó a esta audiencia constan estos números que voy a decir, así que no son ni siquiera análisis míos. En los números presentados por SBASE dicen que hay un aumento de costos del 16%. Ese sería el orden de costos que está manejando la empresa para incrementar este boleto. Sin embargo, cuando vemos cuál va a ser el orden del incremento de la tarifa que se la hace a los usuarios estamos hablando de un incremento en el orden de un 28%, en el caso de los que paguen $4,5. Esos usuarios no son pocos, son el 53% de los usuarios. Luego hay un 19% que viaja entre veinte y treinta veces por mes que va a tener un incremento del 20% y va a pagar un pasaje cercano a los $4. Con lo cual, el 72% de los usuarios, casi tres cuartas partes de los usuarios, van a terminar recibiendo un impacto que va del 20% al 28%, cuando la empresa denuncia incrementos de costos del 16%. O sea, a ustedes les aumentan los costos y le gravan a los usuarios mucho más que a lo que a ustedes les aumentan los costos. Somos los hijos de la pavota los que tenemos que transportarnos en la red que ustedes mismos administran.
Por otro lado, quiero decir que esto no se ve graficado en un incremento en la calidad del servicio. En la Auditoría de la Ciudad de Buenos Aires consta que hubo 514 reclamos en el libro de quejas, que está bastante inaccesible, por cierto. Pero aquellos que tuvieron ganas de hacer quejas hicieron 514 el año pasado (2013), contra 239 del año anterior. O sea se han casi duplicado la cantidad de quejas de usuarios por demoras, por falta de material rodante, por hacinamiento, etcétera.
Quiero decir, por otra parte, que se quiere escudar este aumento detrás del aumento anunciado por el gobierno nacional para el servicio de ferrocarriles y de colectivos y se intenta decir “bueno, estamos todos en la misma”. Quiero decir solamente una cosa. Lleva acumulada la ciudad un 309% de aumento del boleto desde el día que tomó la concesión. Cuando tomó la concesión la ciudad se podían comprar 2091 pasajes con un salario mínimo. Hoy se pueden comprar 943. Mientras que en los colectivos, que siguen en manos del gobierno nacional, se podían comprar 1840 pasajes en 2011 y hoy 1941. O sea, cada vez más gente puede subirse a los colectivos y menos gente a los subtes. Y por eso hacen los metrobuses superponiéndose a los subtes, porque quieren expulsar a los pobres a la superficie, en un servicio de peor calidad, y que sólo los ricos puedan acceder al subte y solamente la gente pudiente pueda acceder a un subte cada vez más exclusivo y, lo peor, con pero servicio. Esto es todo, muchas gracias.
(Aplausos) 7 de Febrero de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario